Imprimir

La cerveza ayuda a la hidratación después de un entrenamiento

. Publicado en: Comer y Correr

Una investigación de la Universidad de Granada, España, y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas del mismo país, ha establecido entre sus conclusiones que beber un vaso de cerveza y un vaso de agua luego de practicar una actividad física intensa contribuyen a que el organismo alcance una hidratación recomendada y correcta.

La cerveza, como alimento, es una excelente fuente proveedora de nutrientes. Entre ellos, las vitaminas del grupo B, que están involucradas en el proceso de obtención de la energía que otorgan los hidratos, las proteínas y las grasas. Y también, entre esos nutrientes, están los antioxidantes, cuya función destacada es la de contrarrestar el estrés oxidativo al que están sometidos quienes realizan la práctica de algún deporte.
En el área de la medicina deportiva se han realizado estudios que revelaron una mejoría de los parámteros investigados, tanto en el aparato respiratorio como en el sistema cardiovascular, entre quienes ingirieron polifenoles derivados de la cerveza luego de entrenar, si se los compara con quienes no hicieron esa ingesta.
Estos estudios pueden ser consideracos una confirmación de que los polifenoles presentes en la cerveza tienen propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias.
Ya son varios los deportistas que están llevando a la práctica la ingesta nutrientes e hidratantes tras el esfuerso físico a través de la cerveza. Uno de los casos más reconocidos es el del alemán Andreas Raelert que, después de ganar el triatlón Challenge-Roth en julio 2014 imponiendo, en aquel momento, un nuevo récord mundial para el Ironman, bebió cerveza no sólo para refrescarse sino también para hidratarse.
En la Argentina, la cerveza tiene una larga tradición cultural como bebida de consumo social. Y el running viene creciendo a gran ritmo entre las preferencias de quienes practican algín deporte. Dos tendencias que sumadas pueden definir una marcada preferencia por la hidratación cervecera luego de las carreras de calle.
Un experto en fisiología del deporte, Manuel Castillo Garzón, sostiene que una bebida ideal para la hidratación posterior a la práctica de un ejercicio físico intenso debe tener un 6% de hidratos de carbono y un bajo contenido de sodio y de potasio.
La cerveza posee una composición muy parecida a la indicada. Pero además está elaborada con ingredientes naturales como malta de cebada, lúpulo, levadura y agua. Beber cerveza luego de una sesión de entrenamiento es tan saludable como beber agua. Siempre que ese consumo sea moderado, es decir unos 330 mililítros para las mujeres y hasta 600 centímetros cúbicos para los hombres.