Imprimir

Murió Alejandro Luchik: sinónimo de coraje, garra y entrega

.

El atleta Alejandro Luchik murió a los 34 años víctima de un ACV (Accidente Cerebro-Vascular) en la tarde del martes 17 de mayo. Destacado maratonista y medio maratonista de Escoar, Luchik era además corredor guía del atleta paralímpico José Santero, disminuido visual que está clasificado para Río de Janeiro 2016.

Su última carrera fue la Media Maratón de Rosario, el domingo 15 de Mayo, donde guió a su amigo José, en plena etapa de prerapación para Río de Janeiro. JUntos, unidos por la soga con que Alejandro marcó muchas veces el camino y fue los ojos de Santero, recorrieron los 21.097 metros en 1 hora 18 minutos y 55 segundos. No fue su mejor marca. Pero sí una gran carrera.
Los crucé en la zona de La Florida, cuando ellos habían superado el kilómetro 11 y estaban regresando hacia el Monumento a la Bandera. Llevaban buen ritmo y paso firme. Yo estaba en el kilómetro 9 aproximadamente. Grité alentando a José y respondió Alejandro haciendo también de vocero de su amigo. No tuve la fortuna de conocerlo personalmente, siempre lo ví en las carreras. Sentí y siento admiración por la entrega del atleta que dedica su esfuerzo al logro de otro.
La repercusión de su muerte en las redes sociales deja bien claro la calidad de persona que fue Alejandro Luchick y cuáles eran sus valores. Entre tantas despedidas, la de Lorena Moukarzel, compañera de la vida y del deporte de José Santero, es muy emotiva:
"No me animo aun a despedirme de vos, solo quiero darte el mejor y humilde reconocimiento que te mereces...por todo lo que le diste a Jo. Por ser noble en cada kilómetro junto a él, por ser sus ojos que hoy no estarán a su lado, por el coraje, la garra que entre los dos los hacía imbatibles. Sos parte de todos sus logros, sus marcas y clasificación a los Juegos Paralimpicos, y todo lo que lograron..."
Cuentan que su frase de cabecera era: "Por 3K no me ato ni las zapatillas".

César Sánchez