Imprimir

Fotoprotección en la actividad física

.

Joomla
Joomla

Wordpress
Wordpress

Por la Dra. Wanda Sabrina Stilman
Cuando realizamos  actividad física de forma responsable, se sugiere actualizar cada año los estudios clínicos y cardiológicos apropiados para llevar a cabo dicha actividad  de forma segura, saludable y prevenir posibles complicaciones.

En el running, al igual que en otros deportes realizados al aire libre, es indispensable, a su vez, adoptar ciertos hábitos que protejan nuestra piel de las acciones nocivas de las radiaciones Ultravioletas (RUV).
La energía radiante emitida por el sol comprende distintos tipos de ondas, entre ellas, el 50% corresponde a los rayos infrarrojos, que llevan energía en forma de calor, el 40% a la luz visible, con un impacto menor sobre la piel y el 10 % restante corresponde a la RUV que se subdivide en 3 bandas:
- UVC: Casi no llegan a la superficie terrestre por acción de la capa de ozono
- UVB: Responsables del enrojecimiento cutáneo y causantes de la mayoría de las quemaduras
- UVA: Son los mayores responsables del fotoenvejecimiento y carcinogénesis cutánea.

El sol es imprescindible para la vida y tiene efectos muy beneficiosos sobre el organismo. Genera sensación de bienestar presentando efectos positivos sobre el humor y conservación de nuestra vitalidad y  participa en la síntesis de la vitamina D que contribuye a la conformación y consolidación de los dientes y huesos.
También se ha relacionado con la eliminación de toxinas, paliación de dolores y con el incremento de las defensas del organismo. En contrapartida, la exposición solar de forma inadecuada y a lo largo de la vida, genera daño que puede ir desde una quemadura solar, al fotoenvejecimiento precoz hasta el cáncer de piel.
Existen ciertos factores que influyen en la susceptibilidad a los RUV. Por ejemplo,  tienen más riesgo las personas de piel muy blanca y ojos claros,  personas que presentan  alguna enfermedad genética o adquirida como el xeroderma pigmentoso o el lupus  respectivamente, personas que trabajan  o realizan actividades al aire libre por periodos prolongados y algunos medicamentos pueden potenciar también el efecto de los  RUV.

Cuidados de la piel durante los entrenamientos :
- Usar protector solar de amplio espectro (aquellos que bloquean tanto UVA como UVB. Figura en las etiquetas) tanto en rostro como en  áreas corporales expuestas al sol (brazos, escote, piernas, manos, etc). Actualmente existen  múltiples marcas y distintas formas de presentación que permiten encontrar el protector  ideal  según el tipo de piel y preferencia personal. 
- Se recomienda  factor de protección solar (FPS) de al menos 30, todos los días del año, inclusive en invierno. Se deben aplicar entre 15 y 30  minutos antes de la exposición solar y renovarlos cada 2 horas.
- Usar sombrero o gorra y anteojos de sol.
- Usar ropa protectora de trama apretada.
- Evitar salir a correr entre las 11:00 y 1600.
- Estar a la sombra siempre que se pueda
- Es importante realizar el examen de toda  la piel al menos una vez al año por el especialista.