Imprimir

La importancia de los brazos y manos en la carrera

.

La posición de los brazos y las manos representa un aspecto muy importante de las estrategias de carrera, aunque a menudo atribuimos un papel más que secundario a la función que desempeñan. Su función es coordinar y equilibrar el cuerpo. Contribuyen a mejorar el rendimiento.

La manera en que movemos los brazos es importante para determinar la economía de carrera, es decir, nuestro rendimiento. Correr no solo significa trabajar las piernas, sino que las manos y los brazos también tienen su función: coordinar y equilibrar el cuerpo. “Cuando corremos, los brazos y las manos perciben el espacio y trabajan de modo sincronizado con las piernas. Es nuestro sistema nervioso el que controla esta coordinación entre la parte superior e inferior del cuerpo”, explica Barbara Naud, quiropráctica del Centro Quiropráctico Allard de Barcelona.
Una buena alineación entre las extremidades superiores y las inferiores es clave para reducir riesgo de lesiones. “Los brazos, los antebrazos y las manos están controlados por el plexo braquial, que emerge de nuestras cervicales. Por ello, si estamos mal alineados en la zona cervical, nuestro aparato locomotor superior (brazos, antebrazos y manos) se podría ver afectado, a pesar de seguir un entrenamiento adecuado”, advierte Naud.
A pesar de la persistencia del debate sobre la técnica ideal para una posición aerodinámica de los brazos,  Naud considera que no existe un modelo, pero recomienda “trabajar una buena resistencia y respetar el mecanismo de la marcha”.
El objetivo es mantener la mejor posición fisiológica posible: “Codos flexionados con un ángulo de 90 grados y las manos relajadas con las muñecas alienadas con los antebrazos. De esta manera, adoptamos una posición aerodinámica".
Cada runner está sujeto a diferentes condicionantes al correr, tanto a nivel físico como mental, por lo que no todos los corredores tienen la misma predisposición y facilidad para adoptar ciertas posiciones.
El nivel de conciencia y el entorno tienen una gran importancia, tal como lo explica Naud: “Según las nuevas investigaciones en epigenética, la expresión de nuestros genes depende, en gran medida, del medio ambiente”.  Así, se explica, por ejemplo, la superioridad de los atletas africanos en algunas pruebas.
Pero tampoco es determinante, según la experta. Así, “todos con un buen entrenamiento y con técnica podemos conseguir buenos resultados”.  Llevar a la práctica estos consejos requiere, sobre todo, conciencia sobre el propio cuerpo.
Además, también influye el tipo de corredor que seamos, ya que tal como indica Naud, “el corredor velocista debería mover y coordinar sus brazos de manera más rápida que el corredor de fondo para conseguir aerodinamismo y velocidad”.
Entrenamientos específicos para los brazos
Con el fin de regular los movimientos y controlar el impulso, existen entrenamientos específicos para fortalecer los brazos. La quiropráctica Barbara Naud  recomienda dos:
La primera opción es utilizar pesos externos para entrenar los bíceps, tríceps y deltoides (como soportes principales de los antebrazos), pero sin levantar los pesos al mismo tiempo. “Hay que alternar el lado izquierdo y el lado derecho para que los hemisferios cerebrales se sincronicen, de esta forma el ejercicio será más potente".
La segunda alternativa es utilizar la propia fuerza corporal con varios ejercicios. Se pueden practicar “push up” en el suelo para tonificar el pectoral y estimular el tríceps del brazo si se ejecuta con los codos cerrado, o si se prefieren ejercicios de baja intensidad, también es aconsejable la práctica de saludos al sol de yoga, ejercicios de barra al suelo o pilates.

Fuente: A. Petrizfisas - cdmsport