Imprimir

Fortalecer el suelo pélvico y evitar daños

.

La musculatura del suelo pélvico puede atrofiarse si no se ejercita, algunas actividades físicas como el running pueden dañarla. Las corredoras pueden seguir disfrutando de los beneficios que el running aporta a la salud y prevenir los efectos que pueda crear en el suelo pélvico.

Cuando hablamos de suelo pélvico nos referimos al conjunto de musculatura que sostiene la parte baja del abdomen, sobre ella se apoya, en el caso de las mujeres, el útero, la matriz y la vejiga. Es una zona que tiene mucha importancia para las mujeres y si no se trabaja, además de atrofiarse puede perder la capacidad de contraerse y distendirse de forma voluntaria, provocar incontinencia urinaria y disfunción sexual, es decir problemas para llegar al orgasmo.
La musculatura del suelo pélvico puede debilitarse durante el embarazo y el parto, la menopausia, factores como el estreñimiento, retener la orina, sobrepeso… y la realización de algunos ejercicios como el running.
Cómo afecta el running al suelo pélvico
El running es una actividad de alto impacto, cada vez que nuestro pie entra en contacto con el suelo se genera un impacto, una parte de ese impacto es absorbido por el calzado, la otra parte pasa a nuestras articulaciones, concentrándose en las rodillas y subiendo a nuestro suelo pélvico. Si cada paso genera un impacto, podemos imaginar la cantidad de impactos que van a dar contra nuestro suelo pélvico en una carrera de una hora.
Con estos impactos se aumenta la presión de la zona pélvica que se verá amortiguada por la musculatura de esa zona. Este es el motivo por el que un exceso de presión puede hacer que el suelo pélvico se debilite.
Cómo evitar los daños del running en el suelo pélvico
Combinar el entrenamiento running con ejercicios para fortalecer el suelo pélvico como los ejercicios de kegel.
Pilates: aporta muchos beneficios en este sentido porque nos hace tomar conciencia de nuestro cuerpo y de cómo funciona cada músculo. Puede ayudarnos también a reducir el impacto de las pisadas cuando hacemos running.
Gimnasia hipopresiva: Este tipo de gimnasia es ideal como prevención de esta zona para evitar posibles daños. Una rutina de ejercicios hipopresivos puede, además, ayudarr a prevenir los problemas de incontinencia.

Fuente: ellahoy