Imprimir

¿Es bueno salir a correr todos los días?

.

A estas alturas, está claro que correr es un ejercicio muy sano. Lo que nos preguntamos es si puede ser excesivo salir a correr todos los días.

Sí, correr es un ejercicio magnífico y cada vez está más de moda. Lo demuestran la cantidad de maratones y carreras populares que copan cada ciudad española todos los meses, lo que demuestra una mayor conciencia de salud y bienestar. De hecho, según una revisión de estudios realizada este mismo año, los corredores tienen entre un 25 y un 40 por ciento de posibilidades de reducir el riesgo de muerte prematura.
Sin embargo, no es lo mismo correr dos o tres días a la semana que hacerlo todos, a modo de rutina. Analizamos, por tanto, los pros y los contras que puede tener salir a practicar running cada día de la semana.

Ventajas de correr todos los días
Comencemos con lo obvio: cuando se trata de correr, algo de movimiento para nuestro cuerpo (incluso dos kilómetros) es mejor que nada. Tan solo 10 minutos de carrera pueden ser suficientes para despejar la cabeza y descansar de los factores estresantes del día, por no mencionar que mejora significativamente nuestra salud a nivel general.
Asimismo, si corres todos los días (o la mayoría) es más probable que escojas alimentos saludables a la hora de nutrirte. También nos libera de la ansiedad, nos ayuda a mantener nuestro estado de ánimo y a mantener nuestras rutinas y a centrarnos en pensamientos positivos gracias a las endorfinas que liberamos haciendo ejercicio. No hace falta completar medias maratones, simplemente media hora es suficiente.
Otro punto importante es que mejora nuestra capacidad aeróbica, esto es, la capacidad del cuerpo para consumir, transportar y usar oxígeno para producir energía en un período de tiempo determinado. Por tanto, también nos puede ayudar a hacer más kilómetros un día determinado si lo necesitamos y nos vemos con ganas.

Desventajas de correr todos los días
Aunque correr sea un hábito saludable, hay que ir con cuidado, ya que correr todos los días puede acabar desgastándonos y haciéndonos más propensos a padecer lesiones.
Practicar running todos los días supone una gran carga de entrenamiento y puede ser muy perjudicial para nuestras articulaciones. Las rodillas y los ligamentos pueden sufrir, por lo que si eres propenso a tener molestias, es mejor que reduzcas la cantidad de días que sales a correr.
El sobreentrenamiento no es bueno y debemos evitarlo, tanto en el gimnasio como a la hora de hacer ejercicios aeróbicos. Asimismo, un plan de entrenamiento demasiado exigente puede llegar a ser mentalmente agotador o desmotivador, afectando incluso a nuestra capacidad mental.
Correr se supone que es divertido, pero si constantemente te estresas sobre dónde, cuándo y cómo encajarás tu carrera diaria en la rutina, puede ser más problemático que saludable.

Fuente: AS - Javier Robledo Vico