Imprimir

Lenguaje de running: ¿Qué significa correr con clavos?

.


Las zapatillas con clavos son un calzado frecuente en competencias de pista y habituales en corredores de elite. De todas formas, una corriente minimalista que promueve la pisada sin amortiguación está introduciendo tipo de calzado en runners amateur.

Este instrumento infaltable en todo atleta está diseñado para evitar el impacto con el talón al pisar ya que los clavos están ubicados en la parte delantera del calzado. Si sos un corredor que practica velocidad, este tipo de zapatillas es una muy buena inversión. Además, facilitan el apoyo del mediopié y esto hace que el impulso al correr sea mayor. En cuanto a la mecánica de marcha, la carrera con zapatillas de clavos en comparación con las zapatillas comunes implica una mayor exigencia de los gemelos y el talón de Aquiles.

También para carreras de medio fondo y fondo existen zapatillas con clavos. En general, la longitud de esos clavos se va acortando a medida que la distancia se alarga. Es decir, los clavos que se utilizan para correr 1.500 ó 3.000 metros son, habitualmente, un poco más largos que los que se usan para correr 5.000 ó 10.000.
Además, algunos diseños incorporan uno o dos pares de clavos más en media suela delantera, llevándolos de cuatro a seis o ocho en cada zapatilla. Siempre empleando clavos muy cortos.

Si bien es un calzado con muchos beneficios, solo puede ser utilizado para correr en pista de atletismo, proporcionando un mayor agarre. Entre otra diferencia con el calzado normal, el que lleva clavos tiene un peso notablemente inferior al de una zapatilla de running amortiguada. Así, su peso aproximado está en el orden de los 100 gramos, en comparación a los 220-340 de las zapatillas normales.

Hoy en día, las grandes marcas de running cuentan con zapatillas con clavos adaptadas a todo tipo de corredores.