Imprimir

OSVALDO ROBERTO SUAREZ

. Publicado en: Historia

Nacido el 17 de marzo de 1934, Osvaldo es una gloria viviente de nuestro atletismo. En la edición del 2010 del Maratón Internacional de Buenos Aires, la Fundación Ñandú le entregó una plaqueta especial de reconocimiento al cumplirse medio siglo de su gesta en los Iberoamericanos de Santiago de Chile, donde conquistó los títulos de 5.000 y 10 mil metros, y el maratón.

Osvaldo Suárez no pudo participar en el maratón olímpico de 1956 con el que tanto soñaba por una discriminación política. Pero en 1960 obtuvo el noveno puesto con 2h21m27s, un registro que permaneció casi dos décadas como récord nacional. Esa carrera en Roma fue ganada por el legendario fondista etíope Abebe Bikila, quien corría descalzo, marcando así el comienzo del dominio africano en las largas distancias, que se prolonga hasta nuestros días.

La popularidad de Suárez se cimentó en sus tres victorias consecutivas en la Travesía de San Silvestre, en San Pablo (diciembre de 1958, diciembre de 1959 y diciembre de 1960) y en su permanente entrega por los colores nacionales.

Por ejemplo, es el atleta argentino más exitoso en los Juegos Panamericans, donde acumuló cuatro medallas de oro y dos de plata en sus participaciones, que comenzaron con su doblete triunfal (5000-10000) en México 1955 y concluyó doce años después en Winnipeg.

Suárez también es el atleta con mayor cantidad de títulos individuales en el historial de los Campeonatos Sudamericanos, donde debutó siendo juvenil (1952) y se retiró en 1969. Logró el triplete dorado (0500, 10 mil y medio maratón) en Santiago de Chile (1956) y lo mantuvo dos años después, en Montevideo. Volvió a ganar los 5000 y 10 mil en los Sudamericaos siguientes (Lima 1961 y Cali 1963) y conquistó su último título, ante la ovación de la multitud, en Parque Chacabuco (1967).

El 8 de noviembre de 1953 en una de sus primeras participaciones sobre 10 mil metros marcó 31m38s8, récord mundial junior.

Y posteriormente, consiguió una “infinita” cantidad de récords en distancias que iban desde los 1.500 metros hasta el maratón. Sólo por citar algunos de los más relevantes, señalemos que su marca de los 5000 metros (14m05s0, lograda en 1960 en San Sebastián) se mantuvo veinte años como récord argentino. En los 10 mil metros, su mejor marca fue 29m260s0, el 22 de setiembre de 1959 en Paraga, un registro que lo ubicaba entonces entre los diez primeros del ránking del mundo. Y también se mantuvo veinte años al tope argentino.