Strict Standards: Declaration of JParameter::loadSetupFile() should be compatible with JRegistry::loadSetupFile() in /www/vivirycorrer.com.ar/htdocs/web/libraries/joomla/html/parameter.php on line 0
Imprimir

Steve Prefontaine, cumpliría 66 años

. Publicado en: Historia

El atleta norteamericano Steve Roland Prefontaine nacido el 25 de enero de 1951 en Coos Bay, Oregon, cumpliría 66 años. Vivió corriendo muy rápido. Murió conduciendo su automóvil deportivo.

Ídolo de los aficcionados al atletismo en los años ‘70s, poseedor de un talento único y de una capacidad inagotable de ir para adelante, Pre, como lo llamaban sus seguidores, marcó una época en el atletismo, primero en los Estado Unidos y luego en el mundo.
El 30 de mayo de 1975 chochó y volcó cuando conducía su automóvil deportivo al regreso de na fiseta y tras dejar a su amigo y gran maratonista Frank Shorter, El accidente le costó la vida con apenas 24 años. Y fue el comienzo del mito. Joven, rebelde, exitoso, talentoso, en la cumbre de su popularidad, polémico, favorito para el oro olímpico en Montreal 1976, juegos a los que nunca llegó.
Ganador de 120 de las 153 carreras en las que participó, entre 1973 y 1975 no dejó de cosechar triunfos y mejorar sus propias marcas personales, dejando registros extraordinarios para la época: 3:38.1 en 1.500; 3:54.6 en la milla (1609 metros); 7:42.6 en 3.000 metros; 13:21.87 en 5.000; 27:43.6 en 10.000. Esos, sus récords los convirtieron en el atleta invencible entre los 1.500 y los 10.000 metros.
En 1970 se matriculó en la Universidad de Oregón, el célebre entrenador Bill Bowerman, que años más tarde crearía la marca Nike, le había propuesto: “Si vienes a esta universidad podrás ser el mejor corredor de larga distancia del mundo”. 
El 9 de julio de 1972, en los selectivos de los Estados Unidos para los Juegos Olímpicos de Munich, estableció un nuevo récord nacional de 5.000 metros con 13:22.8. En Munich llegó a la final. Con su ímpetu de siempre y sus 21 años de rebeldía punteó casi toda la carrera junto al finlandés Lasse Viren. Pero no pudo lograr una medalla y se tuvo que conformar con el cuarto puesto. Lo vivió como un fracaso.
Corrió por última vez el 29 de mayo de 1975. Ganó los 5.000 metros en el Hayward Field de Eugene, con un tiempo de 13:23, a sólo dos segundos de su record personal. Era el gran favorito para los Juegos Olímpicos de Montreal 1976.

Sus marcas personales muestran la gran categoría de Prefontaine:
•    1.500 metros – 3m38s1/100 (Helsinki, 28/06/73)
•    1 milla (1609 metros) - 3m54s6/100 (Eugene, 20/06/73)
•    2.000 metros – 5m01s4/100 (Coos Bay, 9/05/75)
•    3.000 metros – 7m42s6/100 (Milán, 2/07/74)
•    5.000 metros – 13m21s87/100 (Helsinki, 26/06/74)
•    10.000 metros – 27m43s6/100 (Eugene, 27/04/74)

Se destacó en la pista. Pero sus frases también quedaron para la historia y dieron cuenta de la personalidad del excepcional corredor:
•    "El mejor ritmo es un ritmo suicida, y hoy es un gran día para morir"
•    “Mucha gente corre una carrera para ver quién es el más rápido. Yo corro para ver quién tiene más agallas, quién puede castigarse a sí mismo en un ritmo exhaustivo, y al final, castigarse aún más”
•    "Salgo a correr, me pongo en cabeza desde la primera vuelta y gano"
•    “Voy a trabajar para que al final sea una carrera de puro coraje, y si lo es, yo soy el único que puede ganar”
•    "Rendirse no es una opción"
•    “Alguien puede vencerme, pero van a tener que sangrar para hacerlo”
•    “Con los años, he pensado mil razones para seguir corriendo, pero siempre vuelvo al punto de partida. Todo se reduce a la autosatisfacción y el sentimiento que te da lograr tus objetivos”
•    “Dar menos que lo mejor que tienes es sacrificar el premio”