Imprimir

Maratón: ¿Por qué se corren 42 kilómetros y 195 metros?

. Publicado en: Historia

Se trata de una mezcla fantástica entre mitología e historia, partiendo por la batalla de Maratón en Grecia, hasta la creación de los Juegos Olímpicos en 1896.

 

El mito responsable de los 42 kilómetros nace en la Batalla de Maratón en las costas de Grecia, donde el Imperio Persa, que contaba con más de 25 mil soldados, fue derrotado en una lucha épica por tan solo 10 mil atenienses.

Cuenta la leyenda que Filípides, soldado ateniense, debió correr 42 kilómetros desde la bahía de Maratón hasta la ciudad de Atenas para anunciar la victoria y exclamar el grito: ¡Alegraos, vencimos! Y al decir esto murió, exhalando su último suspiro junto con la noticia y el saludo.

Sin embargo, lo de Filípides no sería más que parte de una leyenda. Según describe Heródoto (historiador griego de la época), Filípides habría corrido cerca de 250 kilómetros en busca de refuerzos hasta Esparta y luego de la victoria habría sido el ejército completo que marchó de Maratón hasta Atenas.

Ya en la época moderna, junto con la creación de los primeros Juegos Olímpicos en 1896, el especialista en mitología griega,  Michelle Breal, planteó revivir la mítica carrera. El 10 de abril de ese mismo año se corrió el primer Maratón de los Juegos Olímpicos Modernos, con un recorrido de 42 kilómetros.

Entonces ¿por qué hoy en día la distancia oficial son 42 kilómetros y 195 metros? Los 195 metros de diferencia se atribuyen más bien a un capricho. Para los Juegos Olímpicos de Londres en 1908, el Príncipe de Gales, Jorge V y la Reina Alexandra decidieron que la partida sería en el Castillo Windsor, mientras que la meta estaba frente al palco real del estadio Olímpico. ¿Cuál era la distancia que separaba a la partida de la meta? 42 kilómetros y 195 metros....