Imprimir

Mo Farah ganó los 5.000 y es el Rey del Fondo en Pista

. Publicado en: JJ.OO. y Mundiales

RÍO DE JANEIRO-JJOO. El británico Mo Farah, cinco veces campeón mundial y europeo en pruebas de fondo (5.000 y 10.000), alcanzó su segundo doblete de oro olímpico consecutivo al ganar los 5.000 metros en 13m 03 30/100. Había ganado los 10.000 pocos días antes.

El etíope Hagos Gebrhiwet llegó segundo (13:04.35) consiguiendo la medalla de plata  y el estadounidense Bernard Lagat fue bronce con un tiempo de 13:06.78 a sus 41 años.
La inesperada eliminación de los tres keniatas en las series clasificatorias determinó que, por primera vez en 36 años, la gran cuna de fondistas africanos no estuviera representada en la final de 5.000 metros. Esa misma situación, facilitaba, al menos en teoría, las posibilidades de Mo Farah para alcanzar el oro.
Sólo otro atleta, el finlandés Lasse Viren en Montreal 1976, pdo concretar la hazaña de Farah. Ambos comparten en la historia del olimpismo moderno el doble doblete de oro en el fondo de pista.
Sin keniatas en la línea de largada, el duelo estaba planteado entre el británico nacido en Somalía y los etíopes Hagos Gebrhiwet, dos veces medallista mundial, Dejen Gebremeskel, subcampeón olímpico y con marca personal siete segundos mejor que la de Farah, y Muktar Edriss, que en 2014, con solo 20 años, encabezó el ránking mundial con 12:54.83.
Las 12 vueltas y media que completan los 5.000 metros en la pista se plantearon con los etíopes actuando de keniatas. Buscaron desgastar a Farah. Entre Gebrhiwet y Gebremeskel marcaron el ritmo de carrera pasando en 2:37.40 el primer mil, 5:15.96 el segundo, y 7:57.15 el tercero.
Allí, un poco antes de los acosturnbrado, Frarah tomó la delantera y cedió el liderazgo al ugandés Joshua Cheptegei al entrar en el último kilómatro.
El desarrollo era parejo y el rtimo se inncrementaba en la última vuelta. Al codo de los 200 metro finales llegó un lote muy compacto y parecía que el oro estaba indefinido. Pero Mo Farah metió un cambio de ritmo y volvió a ser inaclanzable. Lo siguió Hagos Gebrhiwet que había hecho parte del gasto de la carrera y quedó tercero el estadounidense Bernard Lagat, nacido en Kenia, cuarto en Londres 2012 y subcampeón mundial en 2011, que volvía a una final olímpica con 41 años y aprovechando su velocidad terminal consuguó el bronce.