Imprimir

El día de la carrera estaba muy emocionado

.

21k Adidas Rosario – 10 de mayo de 2015
Escribe Jorge Filizzola – Corredor 315

En una entrevista Jorge Luis Borges dijo que si el mundo se dividía entre valientes y cobardes el estaba claramente del lado de los cobardes.  Esa frase siempre reboto en mi cabeza y en cada situación de la vida trataba de discernir de qué lado estaría yo.

 A todos nos gustaría ser valientes y seguramente a nadie cobarde. La primera paradoja de este pensamiento fue que descubrí que hay que ser muy valiente para decir lo que dijo Borges. Entonces me di cuenta que valiente es aquel que tiene miedo como cualquier mortal pero a pesar de ello sigue adelante.
 
Siempre me costó mucho correr, recuerdo que de chico me agitaba mucho. A los 40 años decidí comenzar, fue en la pista de 400 metros del Club de amigos; corrí una vuelta y creí que me iba  infartar, entonces paré. Al otro día volví y corrí dos vueltas.
En el año 2008 me sumé al grupo de Adidas de Palermo 1 y desde ahí nunca más deje de correr. Mi objetivo siempre fue llegar a los 10k, cosa que logre en poco tiempo. Muchos años después seguía corriendo la misma distancia y estaba absolutamente convencido de que nunca, pero nunca,  iba a poder correr 21k y mucho menos una Maratón.
 
Pero este año algo sucedió en mi cabeza y decidí prepararme para la Media Maratón de Rosario, seguí el plan de entrenamiento y me prepare a consciencia para lograr la meta, aunque internamente pensaba que tal vez no iba a llegar. En los fondos de los domingos llegué a correr 15k, nunca había corrido más que esa distancia.

El día de la carrera estaba muy emocionado y seguro del trabajo que había realizado pero tenía la duda de qué iba a pasar después de los 15k. Largué, no me apure, fui midiendo mi tiempo, conociendo la distancia y sin darme cuenta llegue a los 15k, a los 16, a los 18 y cuando estaba en el k 19 mi compañera me dijo: Lo tenemos cocinado al horno con fritas y así fue.
 
Cruzar la meta fue una alegría enorme y una felicidad absoluta, quería abrazar a todos y estaba esperando que alguien me trajera la capa de Superman. Me dije para mi mismo: Es posible.
 
Ahora voy por los 42k!!!

Jorge Filizzola, corredor 315, 49 años