Imprimir

Soy Feliz. Soy Maratonista.

.

Maratón Internacional de Mar del Plara 42K - 27 de noviembre de 2016
Mauro Binnier - Corredor 123 (*)

Cumplí mi sueño de ser Maratonista y lo hice en una ciudad hermosa como lo es Mar del Plata.
Fue duro, sí, durísimo. Me costó el debut y los que decían que era una locura debutar acá, no les voy a decir lo contrario, pero hoy me siento pleno. Lo superé, logré pasar esa meta.
La experiencia es única, inolvidable cada paso que se da, la lucha por cada kilómetro, la gente que te encontrás, los cruces de palabras, las sensaciones, y la llegada algo fantástico.
Los primeros kilómetros viendo pasar a los chicos del grupo (AVANZA) en busca de sus objetivos; una chica que me pregunta a qué ritmo pretendía ir y pasando el K9 un dolor horrible como jamás me pasó en el vaso, inexplicable, con un ritmo muy suave.
Un flaco me pregunta: Rompiste?. No.
Hago dos pasos caminando y de la nada aparece un tipo que no sé su nombre, triatleta amateur, me llevó, volví al ruedo y seguimos.
Primer paso por el arco y varias personas alentando y toque de manos con mi amor. Me fuí largando y cruzaba a muchos amigos y eso me daba más energía. Casi Km 20 y ahí esta Coty, con la foto y el grito de "Vamos!!!". Km 21 y ahí es donde cae la ficha, se divide el camino y te dice un tipo: Los 42 por la izquierda!
Ufff un momento de motivación: darme cuenta que iba por mi sueño.
Como siempre el grupo motivando y mi reina me toca de nuevo. Vuelta del Km 25 y me me sumo a un grupito para ir tirando juntos... en fin, todos debutábamos, todos locos.
Recordar el Km 30 (el del famoso muro) es tremendo, siento algo en el estómago en este momento. Allí aparece de la nada, como una luz mi amigo, mi motivador Martin Roldan, una sorpresa única y ahí empezó la carrera. Km 30,500 muy emotivo, el pasaje por el arco era un embudo de unos 100 mtetros de largo que pasaba una persona y no se escuchaba nada de los gritos, palmas y el aliento ensordecedor de la gente, de la pasión que le ponen los marplatenses y gente de la zona, me emocionó, Agradezco y sigo.
Comenzó la dificultad y el cansancio. Pasando cada metro con la cabeza y sin aflojar. Larguísimo el retome de escollera norte. Pasando el túnel la gente de los 10K y el público que veía la remera y gritaba: "Vamos los 42, dale que queda poco".
Casi Km 40 y Nahuel Ceballes esperando para alentar y darme energía en esa bajada. Más adelante Walter Giudicessi que gritaba y se quebraba, y la gente no paraba de alentar.
Eterno último kilómetro.
Ver el arco y dar lo que quedaba para llegar, cruzar, llorar y abrazar a mi amor eterno, Valen Barroso, que estaba justo detrás del arco, haciéndose pasar por staff para estar justo ahí, increíble, única. Porque ella sabe lo fue todo este tiempo, entrenamiento y esfuerzo.
Por último el abrazo y saludo con cada uno del grupo, algo hermoso y super emotivo.
Hoy luego de cumplir mi sueño, ya regeneré trotando MUY suave, entre risas y anécdotas con varios de los corredores con los cuales entrenamos tanto por esta costa para llegar a ese arco.
Terminó mi año deportivo. Cumplí mis metas.
Soy Feliz. Soy Maratonista.
Gracias a todos los que fueron parte de alguna u otra forma, ellos saben quiénes son, Los quiero mucho. Sin ustedes no lo hubiese logrado.
Muchas Gracias.

(*)Mauro Binnier: Atleta de la Ciudad de Miramar. Capitán de AVANZA Running Team
Fotos: Constanza Crego (Coty)