Imprimir

Algunas pistas para mejorar la respiración

.

Es importante llevar la mayor cantidad de oxígeno al organismo de manera eficiente. Relajarse disminuye las posibilidades de bajar su rendimiento.

Para la práctica del running, saber respirar es tan importante como la alimentación. Cada vez que realizamos un esfuerzo físico de magnitud, nuestro organismo demanda mayor cantidad de oxígeno para continuar.  Los especialistas indican que la respiración dependerá mucho del momento y el esfuerzo que se realiza. Por eso, el corredor debe sentir su respiración y tomar conciencia de qué es lo que está haciendo en cada paso.  En este sentido, hay quienes consideran que puede ser mejor correr sin música para poder escuchar la propia respiración. Así es más fácil acostumbrarse a mantener un ritmo no solo en los pasos, sino también alineando la propia respiración. Aprender a dominar la respiración mejora los resultados. Fisioteraupeutas y corredores profesionales coinciden en una nómina de pautas a tener en cuenta:
1. Tener una respiración larga. Esto evita el  riesgo de sufrir de una hiperventilación.
2. Buena postura. Debemos mantener la cabeza recta y con la mirada al horizonte para que el oxígeno entre directamente al diafragma.
3. Prestar atención a la respiración. Ser consciente de esto, ayuda a controlarla. Lo ideal es que puedas sincronizarla con tus pasos.
4. Evitar comidas pesadas antes de correr. Tener el estómago lleno puede complicar el movimiento del diafragma y esto resulta muy incómodo al correr.
5. No enfocarse solo en respirar. Relaja los hombros y disfruta de tu deporte favorito. Recuerda que parte de lo más importante es que eres feliz practicándolo.
6. La capacidad pulmonar mejora, pero con el tiempo. No te apresures y date un tiempo para acostumbrarte a correr mayores distancias o en todo caso mejores ritmos sin que te agites con facilidad. Cada kilómetro te ayudará a mejorar tus capacidades.