Imprimir

Algunas pistas para correr con frío

.


El frío no es un impedimento para quienes corren a diario, pero para aquellos que recién se inician en el mundo del running puede ser una excusa para postergar un día de entrenamiento. Te ofrecemos algunas para hacer más amenos tus entrenamientos y que puedas concretar sin que el frío ponga freno a tus pies.

Calentamiento: Lo ideal es que lo hagas antes de salir en un lugar cerrado para ir aumentando progresivamente la temperatura corporal y el calor muscular. Asimismo, cuando finalices de correr, estirar tus músculos te va ayudar a enfriar el cuerpo. De esa manera podés lograr mayor equilibrio térmico tras parar el esfuerzo, y evitar la hipotermia que podría hacerse notar rápidamente en caso de frío intenso

Vestimenta: Como cuando éramos chicos. El estilo multicapas o vulgarmente llamado “cebolla” te va a ayudar a lograr el equilibrio térmico. Por eso te recomendamos que uses varias capas finas para poder sacártelas con facilidad a la hora de correr. Lo mejor es que uses remeras termicas para logar el calor ideal evitando la humedad exterior.
A diferencia que durante el verano, en otoño o en invierno es mejor usar ropa oscura que absorbe con mayor facilidad los rayos solares.

Zonas estratégicas a cubrir: Es importantísimo llevar la cabeza, el cuello, las manos y los pies cubiertos. Cuando hace frío, estas zonas pueden perder hasta un 70% de calor. Así, te recomendamos que uses guantes, medias, gorro y cuello de abrigo, preferentemente térmicos, para prevenir exponer a tu cuerpo al frío.
 
Zapatillas adaptadas: Otro de los puntos claves a la hora de entrenar es conservar los pies secos. Si llueve, por ejemplo impedir que la lluvia (o la nieve) penetren en el calzado es de suma importancia. También lo es tener estabilidad sobre terrenos resbaladizos. Si usas zapatillas amplias va a evitar el enfriamiento que, al usar zapatillas más angostas estás más propenso a sufrir.

Hidratación: El aire frío tiene el inconveniente de reseca la garganta y de acelerar la deshidratación del organismo. Durante y después de la carrera ingerí pequeñas cantidades de agua o de bebida energética. Si bien en invierno se transpira menos, y por lo tanto se pierde menos líquido, el cuerpo necesita oxigenarse y recibir glucosa, que una bebida energética puede proporcionar.
 
Alimentación: Consumir frutos secos, barritas de cereales o geles energéticos te va a ayudar a sumar calor en el cuerpo. Sus hidratos de carbono o azúcares son utilizados por las células musculares y cerebrales para combatir el frío y aportar energía.
 
Inspirar por la nariz; expirar por la boca: En caso de frío importante y de viento, es preferible inspirar por la nariz y expirar por la boca para calentar el aire frío antes de que llegue a los bronquios pulmonares. A evitar durante un esfuerzo intenso.
 
Entrenar viento en contra: Correr con viento aumenta las sensaciones de frío. Es por ello que te aconsejamos correr en dirección contraria al viento en la primer parte de tu entrenamiento y tenerlo en tu espalda a la vuelta. La temperatura del cuerpo aumenta si el viento te empuja.